Archivos de la categoría ‘EVANGELIO DE LA PROSPERIDAD’


Mi breve tema del día es bastante especial pues hace parte de mi enseñanza práctica personal para este tiempo de cierre de año, donde todo empieza a girar en torno al consumismo y el materialismo. Creo que este breve mensaje no será de ayuda sólo para mí, sino para todos aquellos que han luchado en su corazón con las actitudes correctas que se deben tener en la vida para el uso correcto de las riquezas. El Señor siempre fue claro con los peligros que puede representar el amor al dinero, por el cual muchos se extraviarán de la fe (I Timoteo 1: 6-10) y con certeza declaró la imposibilidad de servir a dos señores (Mateo 6: 24), es por eso que debemos prestar mucha atención a nuestras actitudes frente a las cosas de la tierra, pues ellas indicarán la realidad de nuestro estado espiritual.

El Pastor John MacArthur en su libro “A quién pertenece el dinero”, enseña como la historia de la conversión de Zaqueo ayuda a comprender como ocurre un vuelco espiritual y una actitud transformada hacia el dinero en  alguien que había sido un ladrón y rico cobrador de impuestos. Su salvación le afectó de inmediato y a tal grado, que cambió completamente sus acciones en el área financiera de su vida. Pero no todos los encuentros de este tipo con Jesús tuvieron un resultado positivo, como lo narra la historia del joven rico; un hombre devoto que se pensaba que estaba listo para recibir la vida eterna, pero que se indispuso al saber que la obediencia a Cristo le implicaría dejar sus riquezas. El amor por las cosas de esta tierra presenta una barrera infranqueable a la regeneración, porque es mayor que el deseo de perdón y aun de ir al cielo.

Existe un gran contraste entre esas ocasiones significativas en que Jesús relacionó estrechamente la actitud de una persona hacia el dinero con el estado de la persona ante Dios. En la historia de Zaqueo, el hecho de que cambió su actitud hacia el dinero constituyó una evidencia fiable de que su arrepentimiento y su búsqueda de Dios eran genuinas. En la historia del joven rico, su terca negación a desprenderse de sus riquezas constituía una evidencia de su adoración al yo.

Permita Dios que nuestros pensamientos frente al dinero sean bíblicos y en obediencia plena a la Palabra, para no caer en el error contraproducente de tener las riquezas como nuestra motivación vocacional fundamental, sino que, sin importar el oficio o profesión que se tenga, la preocupación primordial no sea el pago, sino el dar el mayor esfuerzo, con cuidado, eficacia y excelencia para que el nombre de nuestro proveedor sea honrado.

Dejemos que se preocupen por las riquezas aquellos que viven por ellas, y los creyentes dediquémonos a tener contentamiento y gratitud con lo que Dios en Su misericordia nos ha concedido.

“Si alguno enseña otra cosa,  y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo,  y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido,  nada sabe,  y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras,  de las cuales nacen envidias,  pleitos,  blasfemias,  malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad,  que toman la piedad como fuente de ganancia;  apártate de los tales. Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo,  y sin duda nada podremos sacar. Así que,  teniendo sustento y abrigo,  estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo,  y en muchas codicias necias y dañosas,  que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero,  el cual codiciando algunos,  se extraviaron de la fe,  y fueron traspasados de muchos dolores. Mas tú,  oh hombre de Dios,  huye de estas cosas,  y sigue la justicia,  la piedad,  la fe,  el amor,  la paciencia,  la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe,  echa mano de la vida eterna,  a la cual asimismo fuiste llamado,  habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.” 1 Timoteo 6:3-12

Anuncios

¿Por qué es tan vital pelear por la verdad? Porque la verdad es lo único que pueda liberar a la gente de la esclavitud del pecado y darle vida eterna, es necesaria para la salvación. Eso es precisamente lo que Pablo quiso decir cuando habló de que el evangelio es el poder de Dios.

Es por eso que no existe nada más destructivo que la religión falsa. La mera ignorancia es suficientemente devastadora (Oseas 4: 6). Pero la apostasía que corrompe el evangelio es el más siniestro de todos los males. No solamente oculta la propia esencia de la verdad a aquellos que realmente la necesitan, sino que también engendra más y más iniquidad.

De hecho, la religión apóstata es igual de dinámica que la verdad del evangelio, pero produce resultados exactamente opuestos. Intensifica la esclavitud del pecado, multiplica la contaminación del pecado, y magnifica sus consecuencias. De cualquier modo imaginable, la falsa religión hace que la calamidad del pecado sea peor que nunca.

En otras palabras, enseñar el error corruptor del evangelio como si fuera una verdad bíblica, no es para nada un pecado insignificante. La apostasía siempre está representada en la Escritura como un peligro mortal. Los falsos maestros apóstatas que permanecen en la iglesia y socavan la verdadera fe son con frecuencia extremadamente sutiles, pero nunca dejan de ser dañinos. La herejía siempre engendra cada vez más perversidad, y cuanto más se acerca una mentira al corazón del evangelio, más diabólico es el fruto que da. El objetivo real y el resultado inevitable de la falsa doctrina es “que convierte en libertinaje la gracia de nuestro Dios” (Judas 4).

La pasión conducida por cada falso maestro es su lujuria. Puede ser el ansia por los placeres carnales, la avaricia por el dinero y las cosas materiales o un anhelo rebelde de tener el poder. Muchas veces son todas las cosas mencionadas. Miremos de cerca a cualquier falso maestro y veremos la corrupción causada por la lujuria, manifiesta no solamente en el amor por el dinero y el poder, sino también en la incapacidad de controlar la carne.

Los falsos maestros abundan, y están montando una farsa tortuosa que es una amenaza seria y perpetua para los cristianos imprudentes en todo tiempo y lugar. Pero no imagine ni por un momento que Dios sea engañado o que sus planes sean realmente frustrados por la sutileza de las mentiras de los falsos maestros. De hecho, consideremos las consecuencias de todas las diferentes advertencias bíblicas y profecías que declaran que los falsos maestros van a surgir de la iglesia.

Dios tiene un plan para los falsos profetas. Él va a llevar a cabo toda su buena voluntad a pesar de los mejores esfuerzos de ellos. Y como Cristo mismo está construyendo su iglesia, las puertas del infierno no prevalecerán en contra de ésta. Los poderes de la oscuridad no pueden vencer en la Guerra por la Verdad. 

Artículo basado en Verdad en Guerra de John MacArthur.

Un medio secular denuncia la pasión por el dinero evidente en los pastores de una congregación, algo que desafortunadamente se ha extendido actualmente.

Video visto en el canal de youtube jucincrb 


No son desconocidas para algunos las declaraciones de varios conferencistas, acerca de la necesidad de hacer el evangelio atractivo, para que la gente no se aburra, cómo cita uno de ellos: “lance el anzuelo y haga que todos caigan en la red”. Sabemos que esta mala interpretación de “ser pescadores de hombres”, así como varias doctrinas erradas, se ha convertido en una plaga que se ha extendido alrededor del mundo. Ahora se pretende  acomodar el evangelio a las personas, excluyendo si es necesario la Palabra de Dios, o tomado versículos fuera de contexto en apoyo a los deseos humanos. Pero aquellos que gracias a la misericordia del Creador, estamos siendo colaboradores en la extensión del Evangelio Verdadero, comprendemos que la salvación es una obra soberana de Dios y que no debemos buscar agradar a los hombres, desobedeciendo las Escrituras.

Tal vez el mito dominante en la iglesia actual es que el éxito del cristianismo depende de lo popular que sea, y que el Reino de Dios y la gloria de Cristo de alguna manera avanzarán sobre la base del favor del público.  La frase que ha retumbado por mucho tiempo en los falsos predicadores es: “necesitamos prestigio desesperadamente”. Los líderes y creyentes se han esforzado por colocarse en posiciones de poder dentro de la cultura y el mundo, para ser tenidos en cuenta. Pero cuando logran vincularse, empiezan a reinventar el evangelio, diseñándolo a la moda y abriendo una puerta ancha y un sendero fácil. Eliminan todas las cosas difíciles de creer en cuanto al sacrificio de uno mismo y cosas por el estilo, habladas por la misma boca del Salvador.

La idea es hacer que el cristianismo sea fácil de creer. Pero la verdad es otra, sin tergiversación ni modificación, el evangelio es difícil de creer, para los hombres es imposible, locura, pero gracias a Dios, es posible nuestra salvación por medio de la fe.

El pensar: “si les gustamos, les gustará Jesús” es un artificio que busca acomodar la realidad del Evangelio, y no es otra cosa que avergonzarse de la Verdad de Jesucristo y Su Palabra. Para mantener contentos a los inconversos, se han hecho alianzas con el mundo en nombre de la tolerancia, y un falso concepto acerca del amor de Dios.

Sí estamos comprometidos en predicar el evangelio, pero debemos permanecer en rectitud y como enemigos de los conceptos del mundo. Ningún hijo de Dios se deleita en el pecado, la inmoralidad, la injusticia, el error y la incredulidad. El celo por su casa nos consume, al igual que a Jesucristo.

El Reino no avanza por las ideas ingeniosas de los hombres, sino por el poder de Dios, pese a la hostilidad del mundo. Desde la perspectiva del mundo, el mensaje de la cruz es vergonzoso, antagónico e hiriente, y a veces cuesta proclamarlo, porque muchos se levantan y buscan ridiculizarnos. Todos queremos que nos acepten, pero Jesús nos pidió llevar por eso su Cruz hasta la misma muerte, si Él nos lo pidiera. Pablo dijo claramente: “No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” (Romanos 1: 16). El precio de la fidelidad a la verdad es el rechazo público y aún hasta la muerte.

Es realmente molesto ver aquellas cosas que deshonran a Dios. Estoy en contra de todo lo que Dios está y a favor de todo lo que Dios respalda. Es una necesidad que muchos sean conducidos a la salvación a través de Jesucristo y libres de la esclavitud del pecado. Pero no a costa de cambiar la Palabra y de no respetar la soberanía de Dios.

Dejo a continuación unos videos de la última convención de G12, realizada en Bogotá, Colombia. Posiblemente aquellos a quiénes la luz de la Palabra les está santificando, verán con facilidad varias de las herejías que se están cometiendo, otros con detenimiento lo descubrirán si El Señor les abre los ojos, y un último grupo, afirmará que esta es una crítica más, obra del enemigo.

Estos videos son evidencia de que el G12 ya no es una iglesia que ha tomado el evangelio y ha camuflado doctrinas erradas, sino que, exponen abiertamente modas y estrategias de hombres, camuflando y haciendo totalmente imperceptible el cristianismo.

Algunas de las cosas que vemos aquí son:

  • Gran parte es sólo show de artistas.
  • Imitación literal del mundo (coreografías seculares e interpretaciones de cantantes como Soda Stereo, Carlos Vives, entre otros)
  • Manipulación de masas
  • Doctrina de prosperidad
  • Conferencias como: “Estrategias para saber como brillar”

Creo que bastaron menos de diez minutos para ver todo esto, ya se imaginaran una semana completa con este tipo de adoctrinamiento. El Señor tenga misericordia.

Mateo 24:11  “Y muchos falsos profetas se levantarán,  y engañarán a muchos”

II Timoteo 4:3-4  “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina,  sino que teniendo comezón de oír,  se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,  y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”.


Video publicado en youtube por sigoacristo

Video publicado en youtube por coolestmcse


Los creyentes, al parecer, no tienen más remedio que promover “un producto” muy poco atractivo: Cristo en la Cruz. Esta es una imagen débil y vergonzosa que hiere la sensibilidad y choca contra las emociones refinadas de las personas decentes. Afirmar que los soldados romanos ejecutaron al Dios del universo en una cruz, como si fuera criminal, también choca contra nuestra mente racional. Es una afrenta al orgullo que llevamos por tener el don de la razón que nos pone por encima de los animales. Pero el meollo es que ésta es la única verdad. El poder de Cristo crucificado es el único poder de Dios por el cual Él salva. La salvación viene sólo cuando se cree en ese evangelio, el evangelio de Jesús. Si no hay evangelio, no hay salvación.

 

Pero para empeorar las cosas, desde el comienzo los que lo promovían eran personas rechazadas que no tenían posición ni respeto en la sociedad. Los que proclaman la verdad más importante y difícil de creer por lo general han sido los que el mundo desprecia, denigra e ignora.

 

SOMOS LOS “DON NADIE”

“Considerad,  pues,  hermanos,  vuestra vocación y ved que no hay muchos sabios según la carne,  ni muchos poderosos,  ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios;  y lo débil del mundo escogió Dios para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios,  y lo que no es,  para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia.

1 Corintios  1:26-29

Como Pablo nos lo recuerda, el camino de Dios es muy diferente al del mundo, y su definición del triunfo no tiene nada que ver con política de juntas ni con el tamaño de su cuenta bancaria. El precio aquí es la vida eterna.


Los cristianos están en lo más bajo a que se puede llegar. Somos “lo que no es”, literalmente “los no existentes”. Es parte de la naturaleza humana querer ser alguien. Así que el Señor decidió hacerlo de una manera diferente, y escogió como sus mensajeros a impotentes y poco intelectuales “don nadie” que el mundo considera como nada según sus normas.

 

¿Por qué no querría Dios escoger personas bien importantes? ¿Por qué no querría en su equipo a los que son “algo”? ¿No sería útil si algunas personas realmente importantes estuvieran trabajando en esto? Nuestro concepto es que teniendo en cuenta lo difícil de trasmitir el mensaje, necesitamos algunos intelectuales de prestigio mundial, algunos artistas y celebridades, astros de los deportes de grandes ligas que podrían hacer más fácil la “publicidad” de Cristo.

 

Muchos dicen: – Cuando una persona famosa o de los medios de comunicación se convierte, el impacto de su testimonio gana multitudes – Pero las cosas no funcionan así. Por poderosos e influyentes que algunos predicadores del evangelio puedan llegar a ser dentro de la cultura, cualquier influjo desde una posición de prestigio no puede compensar lo desagradable del mensaje ni vencer la obstinación del pecador. Además, ¿qué artista de la música o astro de películas va a estar dispuesto a pararse en la ceremonia de los premios Grammy u Oscar y hablar del evangelio verdadero? Puede agradecer a Jesús por haber ganado, como lo hacen los que continúan en la carne, pero ocurriría un escándalo si se proclaman las verdades del infierno, del pecado, el arrepentimiento y la salvación a través de Jesucristo.

 

De todos modos, parece una buena idea. Y aunque Dios, en su sabiduría, bien podría enviarnos a algún astro del cine con el corazón apasionado por el evangelio, no es probable según Pablo. No quiero decir con esto que sólo las personas fracasadas y desconocidas del mundo son creyentes genuinos y están dispuestos a proclamar la verdad completa de la enseñanza de Jesús. Unos cuantos individuos populares son creyentes y es evidente la presencia del Espíritu Santo en ellos, y tienen en cuenta que es el amor de Cristo el que enriquece y completa su vida de una manera que ninguna cantidad de éxito terrenal podría darle; y su objetivo no es buscar la fama que una vez le sirvió para obtener ganancias materiales, sino que reconocen el privilegio de proclamar a su soberano Salvador ante miles.

 

De vez en cuando la gracia de Dios convierte a personas prominentes, pero aún así, el evangelio nunca ha avanzado en toda la historia, en cumplimiento del plan redentor, apoyándose en el prestigio de personalidades influyentes. Avanza, en su mayor parte, mediante nosotros, los don nadie, los nada impresionantes, los impotentes y los que no somos nada, polvo sujeto a la Voluntad soberana de Dios.

Dios lo hace así para avergonzar a los sabios y fuertes. Dios no quiere que la gente lista y poderosa reciba el crédito por lo que sólo Él hace. Ningún ser humano jamás tendrá el crédito por esta obra divina.

Adaptación de un fragmento del Libro Difícil de Creer de John MacArthur


 

Videos publicados por jovenporcristo “La Apostasía señal del fin”

En una parte de estos videos se ve claramente como muchos predicadores y adoradores se han vendido por el afán de popularidad y fama, con el falso engaño de dar a conocer a Jesús, lo cual es una contradicción cuando terminan apoyando el pecado mismo.