EL ÉXITO ES COSTOSO, Aiden Wilson Tozer

Publicado: noviembre 2, 2010 en AIDEN W. TOZER, ENFERMEDADES ESPIRITUALES, VIDA CRISTIANA

El éxito es costoso en cualquier campo, pero el que esté dispuesto a pagar el precio puede alcanzarlo. El pianista de conciertos tiene que esclavizarse a su instrumento. Debe estar sentado delante de él cuatro horas cada día cinco días a la semana. El científico tiene que vivir para su trabajo. El filósofo tiene que dedicarse apensar, y el académico a sus libros. El precio puede parecer excesivamente caro, pero los hay que consideran que la recompensa vale la pena.

Las leyes del éxito operan asimismo en el más elevado campo del alma: la grandeza espiritual tiene su precio. La eminencia en las cosas del Espíritu exige una devoción a estas cosas más completa que la que muchos de nosotros estamos dispuestos a dar. Pero no se puede escapar a esta ley. Si queremos ser santos, sabemos la manera; delante de nosotros está la ley de la vida santa. Los profetas del Antiguo Testamento, los apóstoles del Nuevo y, más aún, las sublimes enseñanzas de Cristo, están ahí para decirnos cómo alcanzar el éxito.

Debido a una mala comprensión de la doctrina de la gracia, algunos rehuyen la idea de que las leyes de Dios operan en el reino de los cielos. Establecen una radical dicotomía entre las cosas naturales y las espirituales, y rehúsan admitir ninguna relación entre ellas. Para hacerlo así tienen que pasar por alto el hecho de que los escritores de la Biblia, en todas sus enseñanzas, recurrieron copiosamente a las fuentes de la vida común. Para ellos, toda la naturaleza proclamaba el mensaje de Dios: desde la humilde hoja de hierba junto al camino hasta el sol y las estrellas en el alto cielo. Reyes y granjeros ofrecían ilustraciones acerca de los caminos de Dios; la hormiga y el gorrión dieron su contribución; el insensato aparece como horrible ejemplo, y el perezoso sentado en su casa en ruinas o andando entre las hileras de su mustio maíz servía como deprimente ejemplo de lo que podía hacer la pereza al hombre que no estuviera dispuesto a vencerla. El propietario que comenzaba a construir sin haber antes contado el costo, el rey que comenzaba una guerra sin saber que la ganaría, el granjero que puso la mano en el arado y que luego cambió de opinión y miró atrás, todos éstos son ejemplos que se nos dan en la Biblia, y todos ellos nos dicen lo mismo: que la espiritualidad tiene dentro de ellos un sólido núcleo de inteligencia, que el éxito de la vida de la fe exige sentido común, trabajo duro y una sabia cooperación con la ley de causa y efecto.

La cantidad de holgazanería practicada por el cristiano medio en las cosas espirituales arruinaría a un pianista de concierto si se permitiera hacer lo mismo en el área de la música. La ociosidad que vemos en los círculos eclesiales acabaría con la actividad de un futbolista en una semana. Ningún científico podría resolver su intrigante problema si se tomara tan poco interés en él como el que se toman los cristianos en general en el arte de ser santos. La nación cuyos soldados fueran tan blandengues e indisciplinados como los soldados de la iglesiase vería derrotada por el primer enemigo que la atacara. Los triunfos no los logran hombres cómodamente arrellanados en butacones. El triunfo es costoso.

Si querernos progresar espiritualmente, debemos separarnos para las cosas de Dios y concentrarnos en ellas con exclusión de miles de cosas que el mundano considera importantes. Tenemos que cultivar nuestra relación con Dios en la soledad y en el silencio; tenemos que hacer del reino de Dios la esfera de nuestra actividad y trabajo como un granjero en su campo, como un minero en la tierra.

Fragmento del libro Caminamos por una senda marcada de Aiden Wilson Tozer

comentarios
  1. Edward dice:

    La conformidad es una enfermedad que destruye los miebros del cuerpo de Cristo. Vivimos encerrados en nuestra burbuja a la cual llamamos iglesia. Jesús no nos llamo a sentarnos en una banca, nos llamo para ir y hacer discipulos en todas las naciones… Y como vamos a lograr eso desde nuestras bancas?? Y como vamos a lograr eso si nos conformamos con la enseñanza que nos dan un domingo?? Y como vamos a lograrlo si aun no conocemos realmente a nuestro Padre Celestial???
    Seamos verdaderos cristianos, sigamos a Cristo, el cual se esforzo cada día de su vida, hasta llegar al punto de dar su vida por nosotr@s.

  2. Javier Candelo dice:

    Creo que primeramente antes de tener deseo de ir y predicar el evangelio a las naciones primero debemos ir y vivir el evangelio en todo los lugares que vamos, porque de nada sirve hablar de Cristo cuando no le conocemos, debemos preocuparnos primeramente por entender lo que Dios es! y amarle por lo que él es.

    Tenemos que ser una adoración que camina, que cada paso, cada respirar, cada palpitar del corazón sea una alabanza a Dios, tenemos que aprender a Adorar a Dios!. y vivir una vida en constante adoración porque Jesús quiere levantar un nuevo linaje en éste tiempo, linaje escogido!.

    Les amos, La Paz de Dios sea sobre vosotros y de algo tienes que estar segur@ lo más hermoso que hay en ti es Dios!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s