SI NO ENTIENDE LA BIBLIA, NO LA HA LEÍDO CORRECTAMENTE

Publicado: julio 16, 2009 en CHARLES SPURGEON, PALABRA DE DIOS, VIDA CRISTIANA

Biblia 01“Creo que no necesito iniciar estos comentarios diciendo que debemos leer las Escrituras. Ustedes saben cuán necesario es que nos alimentemos con la verdad de la Santa Escritura. ¿Acaso necesito preguntarles si leen la Biblia? Me temo que esta es una época en la cual se leen revistas, periódicos, pero no se lee la Biblia como se debería leer. En los tiempos de los puritanos, los hombres contaban con un escaso suministro de otro tipo de literatura, pero ellos encontraron una biblioteca completa en ese único libro, la Biblia. Y ¡cómo leían la Biblia!

¡Cuán poco de la Escritura hay en los sermones modernos comparados con los sermones de esos maestros de la teología, los puritanos! Casi cada frase que ellos dicen parece arrojar luces desde diferentes ángulos sobre el texto de la Escritura. No sólo sobre el texto acerca del cual estaban predicando, sino muchos otros versículos son contemplados bajo una nueva luz en el desarrollo del sermón. Ellos introducen luces entremezcladas procedentes de otros versículos que son paralelos o casi paralelos al texto predicado, y de esta manera educan a sus lectores para comparar lo espiritual con lo espiritual.

Yo le pido a Dios que nosotros los ministros nos acerquemos más al grandioso Libro antiguo. Seríamos predicadores capaces de instruir, si así lo hiciéramos, sin importar si somos ignorantes del “pensamiento moderno,” o no estamos “al tanto de los tiempos.” Les garantizo que estaríamos muchas leguas de distancia por delante de nuestro tiempo, si nos mantuviéramos muy cerca de la Palabra de Dios.

Y en cuanto a ustedes, hermanos y hermanas míos, que no tienen que predicar, el mejor alimento para ustedes es la propia Palabra de Dios. Los sermones y los libros están muy bien, pero los ríos que recorren una gran distancia sobre la tierra, gradualmente recogen algo de basura del suelo sobre el que fluyen y pierden la frescura que los acompañaba al salir del manantial. La verdad es más dulce cuando acaba de salir de la Roca abierta, pues ese primer chorro no ha perdido nada de su vitalidad ni de su carácter celestial. Siempre es mejor beber agua del pozo, que del tanque de almacenamiento. Ustedes se darán cuenta que leer la Palabra de Dios por ustedes mismos, leer esa Palabras más que comentarios y notas acerca de ella, es la manera más segura de crecer en la gracia. Beban la leche sin adulteración de la Palabra de Dios, y no la leche descremada, o la leche mezclada con agua proveniente de la palabra del hombre.

Un viejo predicador solía decir que la Palabra tiene un poderoso cauce sin interrupciones en muchas personas hoy en día, pues entra por un oído y de inmediato sale por el otro. Lo mismo parece suceder con algunos lectores: pueden leer muchísimo, pero es porque no leen nada. El ojo mira, pero la mente no descansa nunca. El alma no se posa sobre la verdad ni se queda allí. Revolotea sobre el paisaje como podría hacerlo un pájaro, pero no construye ningún nido allí, ni encuentra descanso para la planta de su pie. Ese tipo de lectura no es lectura. Entender el significado es la esencia de la verdadera lectura.

Ahora, queridos hermanos, a menos que entendamos lo que leemos, no hemos leído nada. Algunos se consuelan a sí mismos con la idea que han llevado a cabo una buena acción cuando han leído un capítulo, pero cuyo significado no han entendido del todo. Pero ¿acaso la propia naturaleza no rechaza esto como mera superstición? Si hubieras colocado el libro al revés, y hubieras dedicado el mismo tiempo a leer las letras en esa posición, te habrías beneficiado tanto como si lo leyeras en la posición normal sin entenderlo.

Si tuvieran el Nuevo Testamento en griego, para muchos de ustedes sería imposible de entender, pero se beneficiarían de igual manera leyendo eso como si leyeran el Nuevo Testamento en español, a menos que lo leyeran con un corazón capaz de entenderlo. No es la letra la que salva al alma; la letra mata en muchos sentidos, y nunca puede dar la vida. Si insistes en quedarte sólo con la letra, puedes ser tentado a usarla como un arma en contra de la verdad, como lo hicieron los fariseos antiguamente, y tu conocimiento de la letra puede engendrar orgullo en ti, para tu propia destrucción.

Es por medio del espíritu o sea, el significado interno real que es absorbido por el alma, que somos bendecidos y santificados. Nos saturamos de la Palabra de Dios, como el vellón de Gedeón, que estaba remojado del rocío del cielo. Y esto sólo puede suceder cuando recibimos la Palabra en nuestras mentes y en nuestros corazones, aceptándola como la verdad de Dios, y entendiéndola de tal manera como para gozarnos en ella. Entonces debemos entenderla, o de lo contrario no la hemos leído correctamente.

Amados hermanos, nunca van a obtener consuelo para sus almas de una fuente que no entienden, ni van a encontrar ninguna guía para sus vidas de algo que no comprenden; ni ninguna aplicación práctica para su carácter podrá venir de lo que no es entendido por ustedes”.

Apartes del Sermón No. 1503 que Charles Spurgeon, su título: “Cómo leer la Biblia”. Puede ser descargado en el siguiente link http://www.spurgeon.com.mx/indice.html

comentarios
  1. hnohuerta dice:

    Bendiciones en Cristo.

    Para Gloria del Señor, palabras sabias del hermano Spurgeon. Ciertamente, la Palabra, tan “sencilla” como tal, nos puede alimentar. Orando siempre por el discernimiento, El Señor revela grandezas por medio de Su Palabra.
    Que El Señor ponga en cada cristiano un corazón que anhele la Palabra, o mejor dicho, en cada persona que se diga cristiano, porque, del dicho al hecho, hay mucho trecho, dijeran secularmente, ¿verdad?

    Muchas veces me he topado con personas que dicen que leen, leen y no entienden, o que leen versos y el significado les es tan lejano como lo es el tocar la luna con el dedo. Para testimonio, antes de conocer al Señor, yo era una de esas personas, de aquellas que no pasaban de la introducción, sin haberse dormido en el segundo párrafo… Pero fue hasta que oré Al Señor rogándole que me permitiera, que pude leer SU Palabra, y desde ese día, hasta ahora, procuro no dejarla, porque es un gozo y una dicha el Poder Tener Las Palabras del corazón del Señor plasmadas en EL LIBRO. Bendito Sea El Señor Jesucristo, que nos permite conocerle, y nos lleva a Su Gloria cada día.

    Muchas bendiciones.
    Shalom Leja!🙂

  2. Carlos Garcia dice:

    Hola como esta?
    Mi pregunta es la siguiente, referente al tema de que si no entendemos la biblia correctamente, entonces no la hemos leido bien.

    Por que el cuarto mandamiento que dice muy claramente: acuerdate haz del dia de reposo para santificarlo. La mayoria de los que se dicen ser cristianos lo hacen a un lado, sabiendo que es un mandamiento de Dios? siempre he tenido las ganas de que alguien me lo explique y aunque le he preguntado a gente que sabe mucho nunca me pueden dar una respuesta con soporte biblico.

    Yo quisiera saber donde dice en la biblia que el dia de reposo fue cambiado al domingo, ya que por mas que he buscado y preguntado donde dice, nadie sabe y yo en lo personal nunca he hallado donde diga en la biblia que se cambio.

    Lo que aveces me dicen es de que la ley ya quedo atras, que ya no esta vijente o que Cristo la quito con su muerte asi que ya no necesitamos de obedecerla. Pero Jesus mismo dijo que el no venia a quitar la ley ni los profetas sino que el venia para cumplirla.

    Espero su respuesta.
    Gracias por su tiempo y que Dios lo ilumine y lo bendiga.

    Carlos.

  3. Bendiciones Carlos:
    Como ha citado correctamente, dentro de los mandamientos de la ley moral de Dios está el guardar el día séptimo (Éxodo 20: 9-11, Levítico 23: 3); fue establecido por Dios como un regalo, no como una carga, como llegó a convertirse para muchos (Mateo 12: 1-14). Es un tiempo apartado para el descanso y la alabanza a Dios.
    El día de reposo fue creado por causa del hombre, no el hombre por causa del día de reposo (Marcos 2: 27-28), y al igual que en los tiempos de Jesús, esto no se ha comprendido en su totalidad.

    Para los fariseos, las leyes sabáticas llegaron a ser más importantes que el mismo propósito de Dios al establecerlo, y actualmente, muchos prosiguen esta interpretación equivocada. En ningún momento Jesús invalidó el día de reposo, aún, se declaró como el Señor de este día, pero si corrigió la actitud con que era guardado, pues se cumplía como norma, pero se olvidaba la esencia, en la cual se cumple toda la ley: el amor (Romanos 13: 9-10).

    Jesús no vino a quebrantar la ley, sino a efectuarla (Mateo 5: 17-18). En Él se cumplió todo lo descrito en la ley ceremonial, siendo Cristo, el Cordero sin mancha, entregado en expiación por nuestros pecados; por esta razón, ya no es necesario presentar otro sacrificio (Hebreos 9, 10), y ahora, gracias a la obra salvífica y regeneradora de Su Espíritu, podemos cumplir con libertad los mandamientos establecidos por Dios, entre ellos, disfrutar del día de reposo que nos ha concedido.

    Como los primeros cristianos no tenían como objetivo crear una nueva religión, sino que eran judíos y continuaban siéndolo, seguían guardando el sábado y asistiendo al culto del Templo. Pero además, empezaron a reunirse cada día para el partimiento del pan (Hechos 2: 46), siendo el domingo, primer día de la semana, la conmemoración de la resurrección del Señor (Mateo 28: 1-7). Aquellos primeros servicios de comunión no se centraban sobre la pasión del Señor, sino sobre su resurrección y sobre el hecho de que con ella se había abierto una nueva edad.

    No se pretendía en aquel momento establecer normas diferentes al judaísmo, no tenía como objeto crear una religión llamada cristiana, que guardara un día y no otro. Ellos eran judíos, y la principal diferencia que les separaba del resto del judaísmo era que creían que el Mesías había venido, mientras que los demás judíos seguían aguardando su advenimiento. Su mensaje a los judíos no era por tanto que tenían que dejar de ser judíos, sino al contrario, que ahora que la edad mesiánica se había inaugurado debían ser mejores judíos. De igual modo, la primera predicación a los gentiles no fue una invitación a aceptar una nueva religión recién creada, sino que fue la invitación a hacerse partícipes de las promesas hechas a Abraham y su descendencia.

    Con la incursión de los gentiles, y con la separación que empezó a presentarse cuando fueron reconocidos con el nombre de cristianos (Hechos 11: 26), surgieron roces, pues los judaizantes, pretendían que se conservaran no sólo las leyes morales, sino las ceremoniales y civiles, para judíos y no judíos. Es ahí, cuando los apóstoles, en compañía de Pablo, bajo la dirección del Espíritu, afirman las normas que deben cumplir los gentiles (Hechos 15). También, Pablo, inspirado por Dios, escribe cartas a las iglesias de la época, indicándoles la importancia de reconocer la salvación por fe y gracia; además, les escribe principios de vida entre los que se encuentra el hacer todo para el Señor, aún más allá de la observancia de días o del tipo de alimentos (Romanos 14: 5-13, Gálatas 4: 8-11, Colosenses 2: 16).

    Toda nuestra vida pertenece al señor, por lo cual, todos los días están a su servicio; aún así, no debemos permitir que nuestras rutinas diarias nos distraigan de adorar a Dios. Podemos tomar ese regalo concedido por Él, un día a la semana donde nuestros pensamientos giren en torno a Dios, donde nos apartemos de las labores seculares y celebremos su resurrección, a la par que descansamos en él.

    El Comentario Jamieson – Fausset – Brown nos ilustra este tema de la siguiente manera: “Un precepto positivo está bien porque se le ordena y deja de ser obligatorio cuando se le abroga; un precepto moral es mandado eternamente, por ser eternamente justo. Si pudiéramos guardar un sábado (descanso) perpetuo, como haremos en la vida futura, el precepto positivo del sábado, uno en cada semana, no haría falta (Hebreos 4: 9). Pero no podemos, pues aun Adán, en su inocencia, necesitaba un descanso de sus empleos terrenales; por lo tanto, el descanso sabático todavía hace falta y está ligado todavía con los otros nueve mandamientos, como obligatorio en espíritu aunque la letra de la ley ha sido invalidada por aquel espíritu superior de amor, el cual es la esencia tanto de la ley como del evangelio (Romanos 13: 8-10).

    Apartar un tiempo para adorar y servir a Dios es un deber ineludible que no depende necesariamente del séptimo día de la semana, el día de reposo de los judíos. El primer día de la semana o el día del Señor es el tiempo que los cristianos guardan santo en memoria de la resurrección de Cristo. Todos los ritos judaicos eran sombra de las bendiciones del evangelio.

    Pablo amonesta a los cristianos en Colosas a no permitir que otros los critiquen por su dieta o ceremonias religiosas. En vez de enfatizar en su observancia, debieran enfocar su atención en Cristo solo. Nuestra adoración, tradiciones y ceremonias nos pueden ayudar a acercarnos a Dios, pero nunca debemos criticar a aquellos cristianos cuyas ceremonias y tradiciones difieran de las nuestras. Es más importante adorar a Cristo que la forma en que se hace. No permita que nadie lo juzgue. Usted es responsable ante Dios.”

  4. ARACELI dice:

    que religion profesan

  5. Cristiana. Fundamentada totalmente en la Palabra de Dios.

  6. roberto dice:

    Hermanos, meditad en esta cita de una fuente extrabiblica confiable acerca de la observancia del sabado en los primeros siglos del cristianismo, y como es considerado el domingo:

    “AUNQUE CASI TODAS LAS IGLESIAS DEL MUNDO CELEBRAN LOS MISTERIOS SAGRADOS EL SABADO DE CADA SEMANA, SIN EMBARGO LOS CRISTIANOS DE ALEJANDRIA Y ROMA, EN CONSIDERACION DE UNA ANTIGUA TRADICION, HAN DEJADO DE HACERLO” (Socrates Escolastico 385-445, Historia Eclesiastica libro V cap 22 ).

    O sea que el domingo tan solo es una tradicion, mientras el sabado no es considerado como tal; y fijense la epoca en que se escribe esto. Que conclusion sacan de ello?

    Yo veo que esto refuta claramente todo aquello que se dice, “que Cristo o los apostoles cambiaron el dia de reposo del sabado al domingo, o que los cristianos nunca tuvieron el septimo dia como reposo, o que los cristianos se reunian especialmente el primer dia de la semana, como quieren sostener algunos basados en algunos versos descontextualizandolos”.

    Y ademas veo porque se les hizo facil a los cristianos de Roma abrazar el edicto de Constantino en cuanto a dia sabatico, porque los romanos ya estaban observando un dia falso basados en una “tradicion”.

    Pregunto: si la iglesia Catolica no se hace problema en admitir de acuerdo a lo que registra la historia, de que el cambio del sabado al domingo se efectuo en Roma y de alli se impuso al mundo cristiano bajo toda clase de penas (incluso la de muerte) porque a los hermanos evangelicos se nos hace imposible aceptar que el domingo no es conforme a mandamiento de Dios, y que el sabado sigue vigente como dia de reposo?

  7. katalina dice:

    labiblia lo,mas lindo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s