CUAN GRANDE ES NUESTRO DIOS!

Publicado: febrero 17, 2009 en CONOCIENDO A DIOS, VIDA CRISTIANA

Salmos 19:1  “Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos”.

Sería mucho más fácil contar cada grano de arena en todas las playas y desiertos del mundo, o numerar todas las estrellas en el espacio que medir la grandeza de Dios“. Paul Washer

Cada una de las cosas que Dios ha creado son una evidencia de su gran poderío; todo fue hecho perfecto y nada está fuera de su control. Aquellos que se detienen en la creación para justificar su ateísmo, parecen no percatarse que su objeto de estudio, anuncia a gritos la existencia de un creador sabio y poderoso.

Romanos 1:20  “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa”.

No podemos atribuir grandeza a un ser o cosa que no sea el único y verdadero Dios, sólo Él es grande, todo lo demás es totalmente dependiente del Creador. Dios es incomparable, ni siquiera un ángel está a su altura, si esto es así, podemos reconocer que no existen grandes hombres o mujeres de Dios, sólo hombres y mujeres débiles, pecadores, e infieles de un Dios grande y misericordioso.

Job 11:7-9  ¿Descubrirás tú los secretos de Dios?  ¿Llegarás tú a la perfección del Todopoderoso? Es más alta que los cielos;  ¿qué harás? Es más profunda que el Seol; ¿cómo la conocerás?  Su dimensión es más extensa que la tierra, Y más ancha que el mar. 

“El estudio propio para el cristiano es el de la Divinidad: La ciencia más elevada, la especulación más sublime y la filosofía más importante en la que el hijo de Dios puede ocupar su atención es el nombre, la naturaleza, la persona, la obra y la existencia del gran Dios al que llama Padre. En la meditación de la Divinidad hay algo extremadamente beneficioso para la mente. Es un tema tan vasto, que hace que nuestros pensamientos se pierdan en la inmensidad; tan profundo, que nuestro orgullo queda ahogado.

Podemos comprender y dominar otros temas; al hacerlo, nos sentimos satisfechos, decimos: He aquí soy sabio, y seguimos nuestro propio camino. Sin embargo, nos acercamos a nuestra ciencia magistral y nos damos cuenta que nuestra plomada no alcanza su profundidad, y que nuestros ojos de lince no pueden llegar a su altura. Sí, nuestra incapacidad para comprender la naturaleza divina debería enseñarnos a ser humildes, precavidos y reverentes. Después de toda nuestra búsqueda y meditación, hemos de decir como Job: He aquí, éstas son partes de sus caminos; ¡mas cuán poco hemos oído de él! (Job 26:14)”. Arthur Pink

I Timoteo 1:17  “Por tanto,  al Rey de los siglos,  inmortal,  invisible,  al único y sabio Dios,  sea honor y gloria por los siglos de los siglos.  Amén”.

comentarios
  1. lumbrera dice:

    Hace poco vi este documental. Es increíble pensar que todavía existan tantas personas que creen en la teoría de la evolución.

    Que Dios tan maravilloso tenemos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s