EL SECRETO DE LA FELICIDAD DEL CRISTIANO

Publicado: julio 22, 2010 en CONOCIENDO A DIOS, CRISIS ESPIRITUALES, JEREMIAH BURROUGHS, VIDA CRISTIANA

Pablo escribió que aprendió el secreto de estar contento. Esto lo llama un secreto, porque es algo que muchas personas nunca llegan a aprender. También le llama así por la gran dificultad que tienen los no creyentes para entender lo que hace que los creyentes están felices, para ellos es como un enigma.

Incluye estar perfectamente satisfechos en un sentido, y al mismo tiempo estar completamente insatisfechos en otro

Los creyentes están felices porque saben que Dios está con ellos, pero están infelices si no sienten la presencia de Dios. También les hace infelices acordarse de que son pecadores, porque es el pecado lo que obstaculiza el disfrute de su comunión con Dios. Solamente en el cielo serán libres del pecado y disfrutarán de una comunión ininterrumpida con Dios. Mientras tanto, no pueden estar satisfechos con las cosas que los no creyentes prefieren. La experiencia del amor de Dios es para ellos más importante que cualquier cosa que este mundo puede ofrecerles. El salmista sintió algo parecido cuando escribió, ¿A quién tengo yo en los cielos? y fuera de Ti nada deseo en la tierra” (Sal. 73:25). La experiencia de ser amados por Dios ha guardado felices a los creyentes, aún en medio de los problemas más difíciles.

Proviene no del hecho de obtener más, sino de desear menos

El no creyente piensa que entre más tenga para disfrutar, tendrá más felicidad. Los cristianos saben que esto solo les hará felices momentáneamente. Los creyentes encuentran que lo que les hace realmente felices es cuando desean solamente las cosas que Dios ha escogido para ellos. Su felicidad no surge del tamaño de su saldo en el banco, sino más bien de su voluntad de estar satisfechos con lo que Dios les da. Una persona que posee muchas cosas pero que desea más, siempre será miserable. Una persona que posee pocas cosas pero que ya no desea más, siempre será feliz.

No es dejar de preocuparse, sino preocuparse de algo diferente

Supongamos que estamos infelices acerca de un problema que nos afecta. Nos estamos engañando a nosotros mismos si pensamos que todo lo que nos hace falta para ser felices es que el problema sea quitado. La cosa que realmente nos hace infelices es el pecado. Si fuéramos a preocuparnos más acerca de eso, nuestros otros problemas ya no parecerán tan grandes. Un pecado en particular que los creyentes son propensos a cometer es olvidarse que todo lo que tienen viene de Dios. Entonces, se olvidan de agradecerle y comienzan a echarle la culpa por las cosas que están sufriendo. Si se acordaran de que Dios siempre les trata mejor de lo que merecen, entonces sería más sencillo ser felices, aún en tiempos de dificultad.

Los problemas no necesitan ser quitados de nosotros para ser felices

A menudo Dios nos bendice mientras que estamos sufriendo. A veces resulta que un problema nos ayuda a triunfar sobre la naturaleza pecaminosa, y nos acercar más a Dios, y en esta forma el problema se convierte en una bendición.

No se logra por desear más u obtener más, sino por hacer más

El creyente se dice a sí mismo: “Dios está detrás de lo que me acontece, y es debido a El que ya no estoy tan feliz como lo estuve antes. Pero no debo quejarme, sino que debo buscar nuevas maneras de servir a Dios y encontrar felicidad en obedecerle”. Los creyentes siempre serán más felices sirviendo a Dios en la situación en que se encuentren, y no afanándose por las cosas que no tienen.

Viene de aprender a aceptar la voluntad de Dios como lo mejor

Cuando aprenden eso, ya no les preocupa el no obtener exactamente lo que quieren. Ahora son felices con lo que Dios quiere, amando lo que El ama y aborreciendo lo que El aborrece. Ahora dicen: “Dios me ha hecho sabio espiritualmente, me ha hecho santo, me ha enseñado a aceptar su voluntad como lo mejor. Porque Él está satisfecho y es glorificado por ello, estoy feliz.” La causa de la infelicidad de los creyentes es el pecado en sus vidas. Si pudiéramos acabar con los sentimientos pecaminosos y contrarios a la voluntad de Dios que conducen a la impiedad, seríamos más felices.

No es el resultado de lo que poseemos, sino del tipo de persona que somos

Este es el gran secreto de la felicidad. Ahora, aquellos que son felices en esta manera (felices de dentro porque son piadosos) encuentran que están contentos con cualquier cosa que Dios les envía. Los creyentes saben que todo lo que tienen es el don de Dios: la salud, el hogar, la comida, la ropa, los amigos, la familia, el empleo, las oportunidades y la sana diversión. Cada una de estas cosas son el don de Dios y una manifestación de su amor. Entonces, los creyentes están agradecidos y felices de recibirlas. Quizás tengan menos que algunos de los no creyentes, pero aprecian más lo que tienen porque saben que es mejor tener poco y ser hijo de Dios, que tener mucho y estar bajo su condenación. Aún más, los creyentes saben que cada manifestación de Dios que reciben es como si fuera un depósito o garantía de que en la vida venidera, Dios les dará todas las cosas buenas que les ha prometido. Todo lo que Dios les ha dado les hace felices, y sirve para recordarles que serán mucho más felices en el cielo. Los creyentes encuentran que cuando sufren reciben más consuelo pensando acerca del Señor Jesús, que lo que jamás recibirán quejándose.

La máxima felicidad proviene del conocimiento de Dios

Con el transcurso del tiempo, el creyente descubre en forma creciente que la fuente de felicidad verdadera es Dios mismo. En el cielo Dios será la única fuente de felicidad (Ap. 21:22-23). Aún aquí en la tierra podemos comenzar a disfrutar esta felicidad que se encuentra solo en Dios.

Fragmento tomado del libro “El contentamiento cristiano, una joya rara” de Jeremiah Burroughs.

About these ads
comentarios
  1. ferchowmtz dice:

    Hola que tal, mi nombre es Fernando Mtz me encontré con tu blog y la verdad me llamaron mucho la atención tus notas, me parecen muy bien armadas y muy edificantes, me gustaría hacer un intercambio de posteos que te parece? , mi correo es clayferzero2002@hotmail.com o si prefieres escribe en mi blog. Bendiciones !!

  2. josiel dias dice:

    Olá meus irmãos; Graça e Paz.

    Parabéns pelo Blog tão abençoado, ficamos felizes em conhecer, mais um espaço que propaga o Senhor Jesus. Gostaríamos também de compartilhar o nosso Blog “

    Mensagem Edificante para Alma”
    http://josiel-dias.blogspot.com/

    Ficaremos felizes por nos visitar, mais ainda se nos seguir-nos. Como sempre digo: Aprendendo uns com os outros crescemos na Graça e no Conhecimento do nosso Senhor e Salvador Jesus Cristo.

    Josiel Dias
    Cons Missionário
    Congregacional
    Rio de Janeiro

  3. BOLIVIA dice:

    GRACIAS POR AYUDARME Y QUE DIOS SIGA BENDICIENDO TU VIDA
    SOY DE BOLIVIA ..LEONARDO AIZA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s