¿HALLASTE LA PUERTA ESTRECHA?

Publicado: febrero 20, 2009 en EVANGELIO VERDADERO, VIDA CRISTIANA

Mateo 7:13-14 “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”.

Nuestro Señor describe Su puerta como estrecha, nadie entrará por ser parte de un  grupo, denominación, linaje familiar o membrecía a una iglesia. La puerta admite uno sólo a la vez, es intensamente personal. Creer es un acto individual. Además, no es suficiente pararse en la puerta, hay que entrar por ella.

Es importante pasar por la puerta correcta, y sólo hay una: Jesucristo. No hay otro camino al Padre. Cualquier opción diferente a Jesucristo es errónea, no hay ningún camino intermedio, otra alternativa u otra puerta. No hay lugar para la tolerancia ecuménica que surge de la cultura humanista. No hay muchas religiones verdaderas, sólo hay una. Por esta razón, las opciones son sólo dos: la verdadera o la falsa, el camino de Dios o el nuestro.

Juan 10:9  “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos”.

Juan 14:6  “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”.

Hechos 4:12  “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”.

1 Timoteo 2:5  “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”

Todas las religiones de este mundo están basadas en los logros humanos, sólo el Cristianismo bíblico reconoce la obra de Cristo a favor del hombre, como base única de la salvación. No podemos con nuestros “méritos” ganar el favor de Dios, es sólo por gracia que somos justificados, por la justicia de Cristo.

Jesucristo el único camino

Jesucristo, el único camino

Jesús no estaba imponiendo la religión superior frente a las inferiores, ni siquiera el cristianismo frente la moralidad abierta. Ambos caminos pretenden ser el camino de Dios. La puerta ancha no dice “infierno”, sino que está rotulada “cielo” al igual que la puerta estrecha, pero no conduce a Él.

Satanás es un experto en el engaño religioso, hasta llega a disfrazarse de ángel de luz (II Corintios 11: 14). El pinta su puerta similar a la del cielo para que muchos entren por ella.

Lucas 13:23-25  “Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois”.

Entrar por la puerta estrecha no es fácil, es necesario esforzarse, lo que implica una lucha agónica intensa y con propósito. Es una batalla, un esfuerzo extremo. Esto no encaja con la idea moderna de salvación, o con aquellas creencias populares de que hacerse cristiano es para ignorantes y débiles; tampoco valida el concepto de que sólo basta levantar la mano y repetir una oración para ser salvo. Muchos de los que se consideran convertidos, pueden haber traspasado la puerta equivocada, porque tomaron el camino fácil.

El Reino no es para personas que quieren a Jesús pero sin ningún cambio en sus vidas. Sólo es para quienes le buscan de todo corazón, quienes agonizan por entrar. Muchos de los que se acercan a la puerta se alejan después de averiguar el costo. De hecho, sólo los que se desprenden de todo pueden entrar por esta puerta estrecha. El joven rico encontró la puerta, pero cuando vio que significaba dejarlo todo atrás, dio la vuelta y se alejó.

Esto no es a causa de obras humanas pues somos capacitados por la gracia de Dios para cruzar la puerta, no es del hombre hacerlo. El anhelo de buscarle, el arrepentimiento, la pobreza de espíritu, toda la obra redentora proviene de Dios. Pero no importa quienes seamos, al llegar a la puerta estrecha debemos perderlo todo: la justicia propia, el egoísmo, el pecado, el materialismo, etc. Todo esto debe quedar afuera o no lograremos entrar. Las buenas nuevas es que la puerta es bastante estrecha, pero lo suficientemente ancha para dar cabida al más grande de los pecadores.

1 Timoteo 1:15  “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero”.

Para aquellos que se empeñan en llevar su equipaje, la puerta ancha puede ser más atractiva. Está señalada “cielo”, incluso puede decir “Jesús”, pero no conduce allí, ni tiene nada que ver con el único y verdadero Dios. Es la puerta de la religión para las masas, una puerta ancha y abierta por la que cualquiera puede pasar sin desprenderse de su propia justicia, orgullo, amor por las posesiones materiales, ni siquiera del pecado. Pero no hay salvación para quienes entran por esta puerta.

Recibir a Jesús no significa simplemente añadirlo a todas las cosas que poseemos, todo lo viejo, el pecado, el egoísmo, los placeres mundanos, son remplazados por lo nuevo. Esta es la evidencia total de la salvación: el cambio de nuestra vida.

2 Corintios 5:17  “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.  

About these ads
comentarios
  1. Josefina dice:

    Hermoso regalo me han dado hoy. El Señor nos hace el llamado de entrega total de nuestra vida en la ayuda de salvar nuestras comunidades, nuestros pueblos, nuestro país y en general nuestra nación y mundo.
    Gracias, Señor amado, cada día nos amas más. Perdona nuestra vagancia y prepara nuestra mente de sabiduría y conocimientos a la entrega total de nuestras vida para la obra que nos has revelado.

    Infunde la fe y el compromiso de nuestras vidas para ofrecer el servicio que´nos encomiendas.

    Gracias , gracias , amado Jesús. Te amo.

    Gloria y alabanza por siempre

  2. Mabel Martinez dice:

    San Mateo:
    7:13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;
    7:14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.
    Si hay una puerta es que hay otro lugar.
    Llevan el mapa en la palma de la mano.
    ISAIAS:
    49:14 Pero SION dijo: Me dejó Jehová, y el Señor se olvidó de mí.
    49:15 ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, YO NUNCA ME OLVIDARÉ DE TI.
    49:16 HE AQUÍ QUE EN LAS PALMAS DE LAS MANOS TE TENGO ESCULPIDA; delante de mí están siempre tus muros.
    49:17 Tus edificadores vendrán aprisa; tus destruidores y tus asoladores saldrán de ti.
    49:18 Alza tus ojos alrededor, y mira: todos estos se han reunido, han venido a ti. Vivo yo, dice Jehová, que de todos, como de vestidura de honra, serás vestida; y de ellos serás ceñida
    49:19 Porque tu tierra devastada, arruinada y desierta, ahora será estrecha por la multitud de los moradores, y tus destruidores serán apartados lejos.
    EXODO:
    13:15 Y ENDURECIÉNDOSE FARAÓN PARA NO DEJARNOS IR, JEHOVÁ HIZO MORIR EN LA TIERRA DE EGIPTO A TODO PRIMOGÉNITO, DESDE EL PRIMOGÉNITO HUMANO HASTA EL PRIMOGÉNITO DE LA BESTIA; Y POR ESTA CAUSA YO SACRIFICO PARA JEHOVÁ TODO PRIMOGÉNITO MACHO, Y REDIMO AL PRIMOGÉNITO DE MIS HIJOS.
    13:16 TE SERÁ, PUES, COMO UNA SEÑAL SOBRE TU MANO, Y POR UN MEMORIAL DELANTE DE TUS OJOS, POR CUANTO JEHOVÁ NOS SACÓ DE EGIPTO CON MANO FUERTE.

    JOEL:
    3:16 Y JEHOVÁ RUGIRÁ DESDE SION, Y DARÁ SU VOZ DESDE JERUSALÉN, Y TEMBLARÁN LOS CIELOS Y LA TIERRA; PERO JEHOVÁ SERÁ LA ESPERANZA DE SU PUEBLO, Y LA FORTALEZA DE LOS HIJOS DE ISRAEL.
    3:17 Y CONOCERÉIS QUE YO SOY JEHOVÁ VUESTRO DIOS, QUE HABITO EN SION, MI SANTO MONTE; Y JERUSALÉN SERÁ SANTA, Y EXTRAÑOS NO PASARÁN MÁS POR ELLA.

    ESTARE QUIETO DICE DIOS.

    APOCALIPSIS:
    14:1 DESPUÉS MIRÉ, Y HE AQUÍ EL CORDERO ESTABA EN PIE SOBRE EL MONTE DE SION, Y CON ÉL CIENTO CUARENTA Y CUATRO MIL, QUE TENÍAN EL NOMBRE DE ÉL Y EL DE SU PADRE ESCRITO EN LA FRENTE.

    ISAIAS:
    18:4 PORQUE JEHOVÁ ME DIJO ASÍ: ME ESTARÉ QUIETO, Y LOS MIRARÉ DESDE MI MORADA, COMO SOL CLARO DESPUÉS DE LA LLUVIA, COMO NUBE DE ROCÍO EN EL CALOR DE LA SIEGA.

    60:13 LA GLORIA DEL LÍBANO VENDRÁ A TI, CIPRESES, PINOS Y BOJES JUNTAMENTE, PARA DECORAR EL LUGAR DE MI SANTUARIO; Y YO HONRARÉ EL LUGAR DE MIS PIES.

    SALMOS:
    9:11 Cantad a Jehová, que habita en Sión;
    Publicad entre los pueblos sus obras.
    Dios nos ven diga a su MONTE SANTO DE SION.

    http://www.taringa.net/posts/info/4303881/se%C3%B1ales-en-los-numeros-de-la-biblia,fin-de-los-tiempos.html

  3. José Antonio dice:

    Muchos buscan entrar pero no están dispuestos a pagar el precio…..
    Muchos creen que ya entraron, pero siguen fuera……
    Muchos ciegos, guiados por ciegos, buscando en el lugar equivocado…..
    Muchos oyen el mensaje correcto para entrar, pero prefieren seguir con su auto engaño…..
    Muchos auto engañándose de que van por el camino estrecho, cuando en realidad es ancho…
    Pocos hallan (la puerta y el camino), porque son pocos los que están dispuestos a pagar el precio…..
    Esos pocos son los que arrebatan el reino…… los vencedores….
    Son pocos los que buscan en silencio al amado de las naciones y no los dones del amado…..
    Son pocos quienes por el gozo puesto delante y con la gracia del Señor están dispuestos a llevar la cruz…….

  4. Andres P. G. dice:

    DEjar todo. y caminar por la puerta Estrecha
    Es buscar el camino verdadero.y sentarse a la mesa
    Ala mesas En Elas bodas del cordero.
    pero entrar por el camino Espacioso.es caminar,
    En destruccion.Exforsemosno ala vida.

  5. ¿HALLASTE LA PUERTA ESTRECHA?
    Posted: febrero 20, 2009 by Verdadera Vida in EVANGELIO VERDADERO, VIDA CRISTIANA

    Mateo 7:13-14 “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”.

    Nuestro Señor describe Su puerta como estrecha, nadie entrará por ser parte de un grupo, denominación, linaje familiar o membrecía a una iglesia. La puerta admite uno sólo a la vez, es intensamente personal. Creer es un acto individual. Además, no es suficiente pararse en la puerta, hay que entrar por ella.

    Es importante pasar por la puerta correcta, y sólo hay una: Jesucristo. No hay otro camino al Padre. Cualquier opción diferente a Jesucristo es errónea, no hay ningún camino intermedio, otra alternativa u otra puerta. No hay lugar para la tolerancia ecuménica que surge de la cultura humanista. No hay muchas religiones verdaderas, sólo hay una. Por esta razón, las opciones son sólo dos: la verdadera o la falsa, el camino de Dios o el nuestro.

    Juan 10:9 “Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos”.

    Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”.

    Hechos 4:12 “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”.

    1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”

    Todas las religiones de este mundo están basadas en los logros humanos, sólo el Cristianismo bíblico reconoce la obra de Cristo a favor del hombre, como base única de la salvación. No podemos con nuestros “méritos” ganar el favor de Dios, es sólo por gracia que somos justificados, por la justicia de Cristo.

    Jesucristo, el único camino
    Jesús no estaba imponiendo la religión superior frente a las inferiores, ni siquiera el cristianismo frente la moralidad abierta. Ambos caminos pretenden ser el camino de Dios. La puerta ancha no dice “infierno”, sino que está rotulada “cielo” al igual que la puerta estrecha, pero no conduce a Él.

    Satanás es un experto en el engaño religioso, hasta llega a disfrazarse de ángel de luz (II Corintios 11: 14). El pinta su puerta similar a la del cielo para que muchos entren por ella.

    Lucas 13:23-25 “Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois”.

    Entrar por la puerta estrecha no es fácil, es necesario esforzarse, lo que implica una lucha agónica intensa y con propósito. Es una batalla, un esfuerzo extremo. Esto no encaja con la idea moderna de salvación, o con aquellas creencias populares de que hacerse cristiano es para ignorantes y débiles; tampoco valida el concepto de que sólo basta levantar la mano y repetir una oración para ser salvo. Muchos de los que se consideran convertidos, pueden haber traspasado la puerta equivocada, porque tomaron el camino fácil.

    El Reino no es para personas que quieren a Jesús pero sin ningún cambio en sus vidas. Sólo es para quienes le buscan de todo corazón, quienes agonizan por entrar. Muchos de los que se acercan a la puerta se alejan después de averiguar el costo. De hecho, sólo los que se desprenden de todo pueden entrar por esta puerta estrecha. El joven rico encontró la puerta, pero cuando vio que significaba dejarlo todo atrás, dio la vuelta y se alejó.

    Esto no es a causa de obras humanas pues somos capacitados por la gracia de Dios para cruzar la puerta, no es del hombre hacerlo. El anhelo de buscarle, el arrepentimiento, la pobreza de espíritu, toda la obra redentora proviene de Dios. Pero no importa quienes seamos, al llegar a la puerta estrecha debemos perderlo todo: la justicia propia, el egoísmo, el pecado, el materialismo, etc. Todo esto debe quedar afuera o no lograremos entrar. Las buenas nuevas es que la puerta es bastante estrecha, pero lo suficientemente ancha para dar cabida al más grande de los pecadores.

    1 Timoteo 1:15 “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero”.

    Para aquellos que se empeñan en llevar su equipaje, la puerta ancha puede ser más atractiva. Está señalada “cielo”, incluso puede decir “Jesús”, pero no conduce allí, ni tiene nada que ver con el único y verdadero Dios. Es la puerta de la religión para las masas, una puerta ancha y abierta por la que cualquiera puede pasar sin desprenderse de su propia justicia, orgullo, amor por las posesiones materiales, ni siquiera del pecado. Pero no hay salvación para quienes entran por esta puerta.

    Recibir a Jesús no significa simplemente añadirlo a todas las cosas que poseemos, todo lo viejo, el pecado, el egoísmo, los placeres mundanos, son remplazados por lo nuevo. Esta es la evidencia total de la salvación: el cambio de nuestra vida.

    2 Corintios 5:17 “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

  6. gracias señor por mostrarme el camino por mas difisil que sea la vida tu me prueve tu siempre estas a y para socorerme ymostrarme el camino de salvacion.

  7. morak28 dice:

    Escucha:
    Cada vez que bendices tu vida
    aceptándote sin juzgarte,
    agradeciendo lo que eres
    y cada vez que aceptas a los que te rodean
    cercanos o “ajenos”
    asi como son, te agraden o no,
    sin pretender controlar.
    CAda vez que respetas cada ser vivo,
    un animal, una planta, el cuelo que pisas,
    el agua que está para servirte,
    cada elemento creado..
    estás mas cerca de Dios…
    mas aún
    que cuando participas
    en una celebración religiosa
    (sea cual sea tu religión)…
    Escucha !

  8. juan antonio hernandez mendez dice:

    Me gusta el mensaje einvito a los demas hnos. A que prediquemos la palabra para que mas almas vengan a los pies de cristo solamente tenemos dos opciones leer este mensaje. Ha sido una bendision

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s